22/2/17

El único método para perder peso que resulta efectivo de verdad [22-2-17]


El único método para perder peso que resulta efectivo de verdad

Para perder peso de forma eficaz y no incurrir en hábitos poco saludables hay que ponerse en manos de profesionales. Pocos son los médicos o nutricionistas que nieguan esta máxima, pues para llevar a cabo este difícil propósito cualquier ayuda será poca: asesoramiento individualizado, vigilancia de nuestra evolución y elaboración de un programa dietético adaptado a las condiciones y necesidades de cada uno. A pesar de estas evidencias, hasta ahora no existía ninguna investigación científica que tradujese en cifras los beneficios de acudir a las clínicas especializadas: se adelgaza casi tres veces más durante el mismo tiempo y con menos esfuerzo.

El estudio de la Universidad de Birmingham, publicado en el British Journal of Medicine, pone de relieve la diferencia en los resultados alcanzados por las personas que solo siguieron un programa de adelgazamiento por su cuenta o por recomendación de un médico de cabecera, frente a los que acudieron a una clínica especializada. Los primeros adelgazaron una media de 1,4 kilos durante los tres primeros meses de tratamiento, mientras que los segundos perdieron 4,4 kilos en el mismo periodo de tiempo. Además, el porcentaje de personas que abandonaron el tratamiento antes del tiempo marcado fue mucho mayor entre las personas del primer grupo que entre las del segundo.

Los autores de la investigación analizaron la evolución de más de 800 pacientes con problemas de sobrepeso. A la mitad de los participantes se los incluyó en el grupo de los que se sometieron a un régimen por su propia cuenta o siguiendo las recomendaciones de su endocrino o médico de cabecera, mientras que los segundos participaron en programas personalizados y con seguimiento de las tres mayores firmas británicas especializadas en técnicas de adelgazamiento (Weight Watchers, Rosemary Conley y Slimming World).


Programas personalizados

En las conclusiones se incluye otra serie de resultados sorprendentes, como es el hecho de que los sistemas públicos de salud acaban gastando más en la lucha contra la obesidad que los programas privados. El BJM dedicó su editorial a este estudio, en el que se critica “la falta de recursos y el desinterés en los sistemas públicos de salud en comparación con una industria que ha invertido millones de dólares para perfeccionar sus programas”. Algunas de las más recientes y exitosas están relacionadas con las nuevas tecnologías: desde aplicaciones para el móvil que cuentan las calorías, hasta un asesoramiento telemático y vigilancia de los hábitos dietéticos 24 horas.

El estudio subraya que una de las principales claves de que los participantes en el segundo grupo adelgazasen más es que tenían citas todas las semanas con sus especialistas. Una obligación que no se requirió a los participantes del primer grupo. Estas conclusiones han hecho reaccionar a las autoridades sanitarias británicas. Un portavoz del departamento de Salud del Reino Unido, reconoció en las páginas del Daily Mail que “la Sanidad pública debe repensar qué programas funcionan mejor en base a las necesidades particulares de cada paciente”. Y es que si existe un servicio sanitario en el que la medicina personalizada se ha revelado como imprescindible, ese es el de la nutrición.


Lo más eficaz hasta el momento

Otros estudios anteriores ya habían establecido rankings en base a la calidad y el precio de los programas de clínicas privadas. El más reciente fue publicado en el Journal of Public Health Report, ya que en el Reino Unido casi la mitad de los pacientes con obesidad que acuden a la sanidad pública son derivados a la privada. Según dicho análisis Weight Watchers lideraba la clasificación.

Uno de las claves de su éxito, añaden los autores, se asocia a los esfuerzos de los profesionales por motivar a los pacientes, ofrecer formación teórica sobre alimentación saludable y velar por un estricto control de la medición de calorías ingeridas al día. El pasado mes de septiembre, un estudio publicado en la revista médica The Lancet concluyó que seguir durante un año los programas recomendados por Weight Watchers eran, en base a sus resultados, la mejor opción existente hoy en día para superar de por vida el sobrepeso y la obesidad.

19/2/17

Conoce el tipo de azúcar que contribuye a la obesidad

Conoce el tipo de azúcar que contribuye a la obesidad

El azúcar en exceso es la principal causa de obesidad, sin embargo la doctora Dolores Saavedra Ontiveros asegura que es importante saber que existen diferentes tipos y que no todas causan el mismo efecto.


elsiglodetorreon.com.mx

La licenciada en Medicina por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explica que si bien todo consumo de azúcar debe ser con medida, existe la natural y la refinada, siendo esta última la que más afecta a los seres humanos.

“Hablo del azúcar blanco, la refinada que es súper adictiva y dañina, a esa incluso le llamamos el dulce veneno”, dijo en una entrevista con Notimex la especialista en nutrición.

Ante la decisión del gobierno de Estados Unidos para que a partir de 2018 las etiquetas de los alimentos empacados desglosen los azúcares añadidos y totales, subraya que la azúcar refinada es la que contribuye al sobrepeso y la obesidad.

“Es la que viene en los refrescos, pero se nos cuela en muchas cosas, en muchos productos, y además se la ponen porque es adictiva”, asegura.

Saavedra Ontiveros alerta sobre el consumo de alimentos pre conservados y enlatados, pues dijo que además de azúcares contienen elementos que dañan el organismo.

“Hay conservantes que son polialcoholes que estimulan al páncreas, aumentan la producción de insulina, y a su vez la insulina fabrica grasa, así, están llenos de grasas saturadas malas para el corazón”, apunta.

Por otro lado, la médico formadora de PronoKal, explica que el azúcar natural es la que se encuentra en las frutas y otros productos naturales.

“El organismo funciona con glucosa, que es al azúcar normal, el azúcar de caña, la miel, etcétera; la fructuosa es una azúcar sana, es la de la fruta o como la lactosa, que es el azúcar de la leche” comenta.

Por último, la doctora indica que ningún alimento debe consumirse en exceso y recomienda llevar una dieta con algún especialista en nutrición.

15/2/17

Las semillas del sabor y la salud [15-2-17]


Las semillas del sabor y la salud

Las semillas fueron el primer alimento que tuvo el ser humano, y hoy día casi no hay un plato que no lleve una de sus variedades. Y es que las semillas son de vital importancia en una dieta balanceada.

Algunas semillas tienen igual valor nutritivo que la carne o la leche, y son infinitas las recetas que pueden llevar una o varias de ellas. Además, no solo enriquecen el sabor de las comidas, sino que también mejoran su nivel alimenticio, porque son ricas en proteínas, carbohidratos y grasas.

A continuación le ofrecemos una lista de algunas de ellas y como utilizarlas en la preparación de los alimentos:

* Alfalfa: contiene tantas proteínas como la carne y la leche. Es perfecta para mezclar con las ensaladas.

* Almendras: son deliciosas solas, pero también se usan mezcladas con las masas para pasteles. Asimismo, le dan un toque gustoso y una textura crujiente a los rellenos de aves o carnes. Para resaltar su sabor, tuéstelas primero en una sartén antiadherente o en el horno, calentándolas a temperatura media.

* Cardamomo: contiene más aceite y almidón que cualquier otra semilla. Utilícela en rellenos y en platos que sean con col (repollo), tocino (bacon, tocineta) y carne de cerdo.

* Coco: algunas personas lo consideran una fruta, pero en realidad es una semilla. Se combina perfectamente en ensaladas de fruta, dulces, en donde es el verdadero protagonista, como en el arroz con coco, y en los helados. Una advertencia: no abuse de él ya que está saturado de grasa.

* Cacahuete (maní): tiene más proteínas, minerales y vitaminas que la carne de hígado, y más grasa que la crema de leche doble. Puede usarlo tostado, triturado sobre ensaladas y helados, o en forma de mantequilla, para preparar sabrosas salsas.

* Piñones: tritúrelos y mézclelos con ajo, aceite de oliva y albahaca, para preparar el famoso "pesto", que puede usar para condimentar la pasta o las carnes. Para realzar su sabor, puedes tostarlos primero, como las almendras.

* Pistacho: es el fruto de un árbol llamado alfóncigo y va muy bien en rellenos y patés. Es una de las semillas favoritas en la preparación del helado.

* Ajonjolí (sésamo): es altamente nutritivo. Espolvoréelo sobre pastas, ensaladas y vegetales. También le da un toque muy especial al pan.

* Nuez: su uso es muy versátil. Tritúrelas y agréguelas a la masa para preparar galletas, panes, tortas. También le añaden un toque muy gourmet a la preparación de las aves: prepare una salsa mezclando crema doble de leche con almendras trituradas, y viértala sobre las pechugas de pollo o de pavo, una vez que estén bien cocidas.

DE CADA SEMILLA UN ACEITE PARTICULAR

Muchas semillas se utilizan para la producción de aceite. Cada uno con un sabor diferente. Aprenda a sacarle el jugo a cada uno de ellos:

* De almendra: úselo en las masas para dulces y úntelo en el molde en donde vaya a hornear una torta para que la masa no se pegue al fondo y a los lados de éste.

* De coco: es especial para la preparación de comida india o tailandesa.

* De maíz: su uso es múltiple. Es uno de los favoritos para freír. Contiene un alto nivel de grasa no saturada.

* De avellana: es uno de los que conserva más el sabor original de la semilla. Utilícelo en ensaladas y para sazonar platos a base de aves y pescados.

* De cacahuete (maní): tiene poco sabor. Es muy claro y ligero. Sirve para freír y sazonar ensaladas.

* De semillas de calabaza (ahuyama, zapallo): su color es marrón oscuro y se usa frecuentemente para sazonar los vegetales cocinados al vapor.

* De ajonjolí (sésamo): conserva el sabor de su semilla. Con él se puede sazonar todo tipo de comidas.

* De girasol: casi sin gusto, por lo que es perfecto si no quiere alterar el sabor de los ingredientes de una receta.

13/2/17

¿Vives a dieta? Descubre cómo bajar de peso sin dejar de comer bien [13-2-17]


¿Vives a dieta? Descubre cómo bajar de peso sin dejar de comer bien

El libro "Come, disfruta, adelgaza" entrega las herramientas básicas para conseguirlo, sin tener que cambiar tu estilo de vida o dejar de lado los platos que más te gustan.

Estar a dieta es, para muchos, sinónimo de comer poco y aburrido. Sin embargo, en su libro "Come, disfruta, adelgaza" (Océano) María Tránsito López -farmacéutica, técnico en nutrición y dietética, y experta en fitoterapia- echa por tierra esa impresión y asegura que comer bien puede suponer comer más y mejor, y, a la vez, seguir disfrutando de nuestros gustos y costumbres cotidianas.

Y aunque reconoce que aprender a alimentarse implica tener algunos conocimientos de nutrición, afirma que con su libro la tarea se hace más fácil, ya que en él pone a tu disposición, de forma práctica y clara, las herramientas básicas para que te pongas en acción y empieces a intervenir en tu manera de alimentarte.

"Perder peso comiendo bien no es una meta difícil de alcanzar, pero, eso sí, requiere que tengas ganas y que creas firmemente en todos los beneficios que puedes obtener con ello. Por otro lado, no olvides que no hay vida sana sin ejercicios, por lo que es básico que lo integres en tu rutina diaria", recomienda la autora.

Sin embargo, muchos se preguntarán qué es comer bien. En "Comer, disfruta, adelgaza", María Tránsito nos entrega algunas directrices:

1.- Ten hábitos nutricionales saludables:
la idea es escoger siempre las combinaciones de alimentos que más le conviene a cada uno, es decir, aquellas más nutritivas, sin que ello signifique cargarse de un exceso de calorías. De esta manera -sostiene la autora-, alguien con sobrepeso que comienza a alimentarse mejor, probablemente perderá los kilos que le sobran sin la necesidad de seguir una de las tantas dietas que existen para adelgazar. "En algunas ocasiones, puede incluso que comas más de lo que comías antes", afirma.

2.- Respeta tus gustos: aunque es cierto que en una dieta sana hay alimentos que son más recomendables que otros, es importante no prohibir el consumo de ninguno para que el régimen pueda mantenerse en el tiempo. Por ejemplo, si los chocolates son irresistibles para ti, es probable que se te haga difícil aguantar por mucho tiempo una dieta que te prive de ellos. También puede ocurrir que experimentes un terrible sentimiento de privación, por lo que si en algún momento bajas la guardia, seguramente correrás a comprar una barra para comértela en forma compulsiva.

"Lo mejor es que reconozcas y admitas en tu dieta los alimentos que más te gustan. Si encuentras alguna alternativa poco calórica que te sirva para sustituirlos, ¡perfecto! Si no, no te prives: opta por ellos, de vez en cuando, y disfrútalos", aconseja María Tránsito.

3.- Corrige tu actitud ante la comida
: en esto lo principal es pensar antes de comer, para que así seas consciente de cómo, cuándo y qué has comido. Asimismo, el hecho de reflexionar antes de echarte algo a la boca, te ayudará a hacer elecciones más sanas y ligeras.

4.- Piensa antes de elegir: "Una dieta sana ha de ofrecerte la energía y nutrientes que necesitas", dice la autora. Por esta razón, es básico saber elegir de una manera inteligente, para lo cual es necesario tener nociones básicas de nutrición y conocer un poco mejor los alimentos: los nutrientes que aportan y las calorías que suponen. En "Comer, disfruta, adelgaza" puedes encontrar la información necesaria para que puedas elegirlos y combinarlos de la mejor manera posible, según tus gustos, asegura.

5.- Una imagen vale más que mil palabras: Como el objetivo del libro es facilitar el trabajo para que cada uno aprenda a planificar sus comidas de forma sana, equilibrada y con un bajo aporte de calorías, la autora ofrece ejemplos gráficos que ayudan a distinguir fácilmente cuáles son las combinaciones alimentarias que aportan más nutrientes y muchas menos calorías. Así, por ejemplo, a través de imágenes se puede saber que comerse una donut de 50 gramos y 250 calorías es lo mismo que consumir 300 gramos de fruta fresca picada, más 125 ml de yogurt descremado, más una cucharadita de miel. O bien, dos rebanas de pan (50 gramos), más una cucharadita de mermelada sin azúcar, más 60 gramos de queso fresco. En el fondo, la idea de María Tránsito es dejar en claro que puedes comer mucho más de lo que seguramente comes ahora, al mismo tiempo que ingieres menos calorías y te nutres mejor, "lo que hará que te sientas mejor, con más energía y de mejor humor".

¿Qué tomar para bajar de peso?


No aporta calorías, calma la sed y ayuda al funcionamiento de nuestro organismo. Se trata del agua, la que María Tránsito califica como “la mejor bebida para adelgazar”. Aunque la mayor parte de este líquido la obtenemos de lo que comemos, igual es recomendable beber unos ocho vasos diarios.

También existen otras alternativas que hidratan y, a la vez, son sanas y bajas en calorías: las infusiones (tanto frías como calientes), limonadas caseras (una parte de limón en cinco partes de agua), y los jugos de frutas y verduras caseros. Estos últimos además de ser ideales para reponer líquidos, contienen los mismos nutrientes que los productos que se utilizan para elaborarlos (a excepción de la fibra que se queda en la pulpa que luego se bota).

Si te gustan los refrescos que se venden en el comercio, hay que considerar que muchos de ellos contienen azúcar. Por eso, lo más inteligente es optar por las versiones light, las cuales sustituyen el azúcar por edulcorantes no calóricos.

Por último, es importante tener en cuenta que las bebidas alcohólicas aportan una cantidad considerable de calorías “vacías”, es decir, sin nutrientes. De esta manera -afirma la autora-, “lo más inteligente es prescindir de ellas, tanto si se pretende perder peso como si sólo se desea mejorar la salud”.

.

12/2/17

Alimentación y cerebro

Alimentación y cerebro

El alto consumo de carbohidratos está en la génesis de muchas enfermedades. Para la diabetes y la obesidad está muy claro y se abre camino la evidencia del daño que producen los altos niveles de azúcar en la salud cerebral


vivirenelpoblado.com

La alimentación es un pilar fundamental de la salud humana. Esta verdad se ha relegado en el ámbito académico y se reduce a la labor de los nutricionistas y dietistas que tienen -en general- un enfoque cuantitativo; recientemente aparecen los nutriólogos con un enfoque más integral.

La nutrición mantiene con vida nuestro cuerpo. Sin embargo, en la consulta médica convencional, no es corriente la pregunta sobre lo que comemos. “La comida importa. Creo que elegir qué comemos es la decisión más importante que tomamos a diario en términos de nuestra salud y de nuestra capacidad para prevenir enfermedades” (David Perlmutter).

Desde hace unos años conocí Cerebro de Pan, libro de Perlmutter, neurólogo y nutriólogo norteamericano; ahora conozco, su libro de recetas que permiten la práctica. La dieta del ser humano cambió notablemente en los últimos cien años; antes consumíamos más grasas y proteínas y ahora alteramos la proporción con un alto consumo de cereales y carbohidratos, muchos de ellos nocivos para la salud. El cambio se produce con la refinación del azúcar y de las harinas de los cereales (alrededor de 1910), que para ser conservadas, se despojan de sus componentes vivos.

Perlmutter demuestra en sus libros cómo el gluten contenido en trigo, centeno y cebada es nocivo para la salud del cerebro y crea las condiciones para la gestación o empeoramiento de cefaleas crónicas, insomnio, ansiedad y lo que es más notable: estudió un grupo importante de personas mayores con demencia senil o con Enfermedad de Alzheimer y demostró que al suprimir completamente el gluten en la dieta, estas personas mostraban cambios significativos en su función cerebral.

El trigo es un cereal esencial y ha sido parte de la dieta humana desde siempre. Pero los productores de trigo encontraron que podían intervenirlo genéticamente y producir un cereal con mayor contenido de proteína (gluten), lo cual es bueno para los panaderos y la industria, pero no para la salud humana. Cada día son más numerosos los estudios que demuestran el papel del alto consumo de carbohidratos en la génesis de muchas enfermedades. Para la diabetes y la obesidad está muy claro y se abre camino la evidencia del daño que producen los altos niveles de azúcar en la salud cerebral.

Perlmutter plantea que nos debemos liberar de dos mitos: 1. Los carbohidratos son buenos. 2. La grasa es mala. Llevamos miles de años sobre este planeta comiendo más grasa que carbohidratos y es claro que la grasa de buena calidad es clave para todas las células del organismo. Existe una relación directa entre diabetes y enfermedad de Alzheimer. Se ha observado que el tamaño del hipocampo y la amígdala –las dos regiones cerebrales implicadas en la función cognitiva y la memoria- disminuye en la medida en que ascienden los niveles de azúcar. Perlmutter afirma: “La salud del cerebro y su capacidad para funcionar son reflejo directo de tu consumo de carbohidratos y azúcar”. En agosto de 2013 el New England Journal of Medicine publicó los resultados de un estudio que confirma el vínculo entre niveles de azúcar en sangre y salud neurológica. Se estudiaron 2.067 personas mayores a lo largo de siete años y se comprobó que quienes habían tenido niveles altos de glucosa en sangre tenían un riesgo estadísticamente significativo de desarrollar demencia, sin importar si al inicio del estudio tenían diabetes o no.

Así que a bajar los azúcares y las harinas (en especial de trigo) y a comer más grasas saludables como aceite de oliva, mantequilla, aguacate, aceite de coco, pescado silvestre, aceitunas, frutos secos (almendras, nueces) y semillas (linaza, girasol, chía y calabaza).

Objeciones a los beneficios de las semillas de chía como "superalimento" [12-2-17]



Objeciones a los beneficios de las semillas de chía como "superalimento"

Los estudios realizados no justifican ni el uso ni la publicidad sobre sus propiedades prometedoras para perder peso  

El supuesto potencial para ayudar a perder peso y bajar el colesterol son los dos mensajes más publicitados acerca de las semillas de chía. Sin embargo, ni científicos ni tecnólogos de alimentos tienen un conocimiento exhaustivo de su composición química ni de que las propiedades saludables que menciona sean tales. Las semillas de chía se venden cada vez más en herbolarios y tiendas especializadas como un "superalimento", del cual se conoce poco en nuestro país, pero al que se atribuyen propiedades excepcionales para la salud. Los estudios son escasos, aunque las perspectivas prometedoras sobre la calidad de sus ácidos grasos omega 3 propician que se piense en ellas como un futuro alimento o complemento dietético cardiosaludable.

Las semillas de chía (Salvia hispanica) llegan al mercado con una llamativa carta de presentación: un alimento exótico al que se atribuyen cualidades nutricionales y terapéuticas excepcionales de las que se benefician desde hace años quienes viven en el lugar donde es originaria la planta. Estas semillas tienen una larga historia entre los pueblos indígenas del centro y del sur de América. Han sido el alimento base de la dieta precolombina de la civilización azteca.

Beneficios en letargo

Los pocos estudios que han analizado la composición nutricional de estas semillas y del aceite extraído de ellas se han centrado en algunos de sus componentes, como los ácidos grasos omega 3 y, en particular, el alfa-linolénico, además de analizar su contenido en fitosteroles y compuestos antioxidantes. El beta-sitosterol, el fitosterol más reconocido por su capacidad para reducir los niveles plasmáticos de colesterol, es el más abundante en la planta y, junto con su contenido en ácidos grasos omega-3, explica que se destaque su capacidad para reducir el colesterol. Algunos laboratorios y empresas de alimentación y distribución se han hecho eco de esta prometedora composición química y estudian la fórmula para reivindicar su valor como alimento funcional para reducir el riesgo cardiovascular, entre otros beneficios potenciales.

No obstante, la revisión más actual y completa llega de manos de investigadores del Natural Standard Research Collaboration (Somerville, Estados Unidos). En un estudio, publicado en septiembre de 2009, recogen las opiniones de expertos que analizan los supuestos mecanismos de acción saludables de estas semillas o de su aceite, las dosis terapéuticas, así como sus efectos adversos.

La conclusión a la que llegaron es que son escasos los estudios en humanos que han analizado el alimento, en comparación con la gran publicidad que se le da. Tan sólo dos estudios clínicos han examinado los efectos de las semillas de chía en la enfermedad cardiovascular (ECV). Uno de ellos demostró en animales de experimentación beneficios para algunos de los factores de riesgo como la hiperlipidemia, la hipertensión y la vasodilatación. Sin embargo, en el otro, dirigido por el Departamento de Salud, Ocio y Ciencias del Ejercicio de la Appalachian State University (Boone, Estados Unidos), en el que los sujetos (hombres y mujeres con obesidad) consumieron 50 gramos diarios de semillas de chía en dos tomas durante dos semanas, los resultados no fueron nada concluyentes.

Más reciente es el ensayo aleatorizado doble ciego controlado con placebo del Clinical Nutrition and Risk Factor Modification Centre (Toronto, Canada), aunque con una muestra muy pequeña (tan sólo 11 pacientes), en el que, tras el consumo de pan blanco enriquecido con semillas de chía en distinta proporción (7, 15 ó 24 gramos por 100 g), se confirma una mayor sensación de saciedad. No obstante, este dato no justifica ni el uso ni la publicidad que se hace de las semillas de chía como alimento que ayuda en la pérdida de peso.

Complemento para la alimentación animal

Las semillas de chía también se han estudiado como ingrediente para la alimentación animal. Se han realizado experimentos con gallinas y con cerdos en los que se ha comprobado que tanto los huevos como la carne mejoran el perfil de lípidos tras la adición de estas semillas a la alimentación animal. Se reduce el contenido de ácidos grasos saturados a favor de un aumento de los ácidos grasos insaturados, más saludables. Este aspecto puede tenerlo en cuenta la industria ganadera para la reformulación de los piensos animales con el fin de mejorar la densidad de nutrientes de los alimentos de origen animal y, por ende, la calidad nutricional de la carne.

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO

En los últimos años, es común la venta de nuevos alimentos. La mayoría son frutas y plantas exóticas que no se cultivan por tradición en nuestro país ni entorno pero que, debido a la oportunidad de negocio que suponen, se comienzan a desarrollar diversas técnicas de cultivo, producción y distribución. Todas ellas tienen un denominador común: sus prometedoras propiedades nutritivas y, en particular, su contenido en antioxidantes, si bien muchas están todavía por clarificar. Es el caso de frutas en pleno proceso de expansión, como las conocidas bayas de goji y su zumo o el açaí, y otras menos populares pero que en unos años llegarán a los mercados occidentales, como el kakadu, el camu-camu o la acerola, identificadas por ser hasta 100 veces más ricas en vitamina C que la naranja.

En la cuenca mediterránea, la granada y su zumo, los arándanos y, aunque menos conocido en la mesa, el madroño, son frutas que pueden compartir protagonismo indiscutible con las anteriores ya que son objeto de estudio por su densidad y complejidad en antioxidantes.

9/2/17

El mango podría prevenir la diabetes y la obesidad

El mango podría prevenir la diabetes y la obesidad


Una de las enfermedades más silenciosas se como lo es la diabetes tipo 2 podría prevenirse con el consumo del mango, según los científicos.

colombia.com

Un estudio realizado en la Universidad de Oklahoma en Estados Unidos, indicó que el consumo de mangos previene la pérdida de las bacterias saludables que provoca la ingesta de grasa, lo que ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2 y la obesidad.

    El mango es "una fuente excelente de fibra y ofrece la posibilidad de evitar la obesidad, disminuir el nivel de azúcar en sangre y mejorar la inmunidad", pero ahora han comprobado que "ayuda a mantener la salud intestinal y regula los niveles de bacterias beneficiosas", así lo indico el principal investigador Edralin Lucas.

Estos resultados se obtuvieron durante un estudio al que sometieron a 60 ratones a seguir cuatro dietas con diferentes niveles de grasa y mando durante 12 semanas. Con esto se demostró que los animales que consumieron mangos perdieron menos bacterias intestinales beneficiosas para la salud.

Cabe resaltar que este estudio aún está en evaluación para determinar si estos resultados serían iguales en los humanos. Pero más vale prevenir, por eso puedes incluir en tu dieta diaria un mango.

30/1/17

La acelga [30-1-17]


La acelga

La Acelga (Beta Cycla) es una hortaliza que siempre se ha relacionado con las dietas para enfermos o para perder peso y con alimentos sin sabor. Es muy curioso es que quizá por esa asociación la gente las toma muy hervidas y evidentemente no saben a nada. Se pueden hacer de muchas maneras, desde al vapor a salteadas y acepta la mayoría de las especias.

A la hora de cocinarlas hay que tener en cuenta:

• Lavarlas en primer lugar ya que suelen contener tierra.
• Controlar la cantidad ya que menguan mucho.
• Vigilar la sal ya que tienden, como las espinacas, a tomar un fuerte sabor.
• No cocinarlas demasiado rato ya que sinó quedan demasiado "pochas" y liberan más ácido oxálico (negativo para los que sufren cálculos renales).

De la acelga se aprovecha tanto las hojas de color verde como la penca o tallo.
Cuando las acelgas son viejas tienden a amargar, sobre todo el tallo o penca.


Propiedades de la acelga
  • Su riqueza en Fibra la hace ideal contra el Estreñimiento.
  • Muy recomendables en dietas de control de peso ya que son muy saciantes, nutritivas y con poquísimas calorías.
  • Es una verdura muy calmante ante problemas digestivos e intestinales.
  • Tiene un efecto suavemente diurético y al mismo tiempo alivia la irritación de las vías urinarias.
  • Como la acelga nos aporta hierro hemos de tenerla presente en casos de Anemia.
  • Su efecto alcalinizante es muy importante para ayudar a remineralizarnos y a mejorar problemas de piel como el Acné.
  • Después de vómitos y diarreas necesitamos alcalinizarnos y remineralizarnos. Aquí tenemos, en la acelga, unas buenas aliadas
  • Sólo hay que mencionar, en su contra, que contiene algo de ácido oxálico por lo que se debe consumir con moderación en caso de cálculos renales o litiasis renal.

Información nutricional de la acelga (por 100 grs.)
  • 15-20 calorías
  • 1,5 % de proteínas
  • 0,2 % de grasas
  • 2´5 % de carbohidratos
  • 0,4 % de fibra
  • 24 mg. de vitamina C
  • 1950 U.I de vitamina A

Además cubren el 25 % de las necesidades diarias de potasio, el 30% de calcio, la mitad del hierro, casi la mitad del magnesio, el 20 % de la vitamina E, yodo, ácido fólico y un poco de vitamina B.



¿Sabías que…?


A la hora de comprarlas es mejor no elegirlas demasiado grandotas ya que son menos sabrosas. Cuidar que estén bien firmes y sin manchas. La acelga se estropea fácilmente incluso en el refrigerador o nevera aunque aguanta unos cuatro o cinco días si la metemos dentro de un plástico sin cerrar o con agujeritos.