13/10/17

Buena alimentación para evitar obesidad [13-10-17]


Buena alimentación para evitar obesidad

Los problemas de exceso de peso se generan a partir de malos hábitos alimenticios y de una vida inactiva en la que cualquier forma de ejercicio es inexistente.

Según Scott Lynch, experto en prevención y tratamiento de sobrepeso y obesidad, la mejor forma de combatir este padecimiento es mediante una cirugía. Sin embargo, recomienda que no se llegue a este punto y señala que la forma más efectiva de prevención es mediante una dieta saludable.

Aspectos a tener en cuenta

Lynch señala que hay diversos aspectos de la comida que pueden satisfacer, incluyendo su nivel de grasa y de proteína y el volumen del alimento que se ingiere.

En general, la mayoría de las personas mejoran su peso a través del aumento de su consumo de frutas y vegetales, que son bajos en calorías. Esto debe complementarse con una disminución de los ‘bocaditos’ más comunes como galletas, papas fritas o dulces, ya que son los que tienen más calorías.

No obstante, sí es lícito agregar algo de proteína al snack, como queso.
Tenga en cuenta que comer más seguido puede aumentar el gasto de calorías a lo largo del día, pero participar en un ejercicio de resistencia para construir músculo podría ser una manera más certera.

El consumo de agua

Hay quienes dicen que es mejor no beber líquidos mientras se come y hay quienes no están de acuerdo con esta idea.

Para Lynch, existen algunas condiciones que sí requieren separar alimentos y bebidas, por ejemplo cuando se trata de cirugías de bypass gástrico.

Sin embargo, hay datos que muestran que tomar dos vasos de agua antes de la comida puede ayudar a la pérdida de peso.


Alimentos: Los cinco básicos

  1. Frutas
  2. Vegetales
  3. Granos enteros
  4. Productos lácteos descremados
  5. Carnes magras

11/10/17

LAS CALORÍAS [11-10-17]

.
LAS CALORÍAS

El cuerpo transforma la energía, no la crea ni la destruye. Los animales y los seres humanos no somos capaces de hacer fotosíntesis; tomamos la energía a través de los alimentos. En las moléculas de los nutrientes (hidratos de carbono. proteínas y lípidos) se guarda la energía que utilizamos para vivir.

La unidad de medida de esta energía es la caloría, que equivale a la cantidad de energía necesaria para aumentar en un grado centígrado la energía del agua. Las calorías miden la energía de los alimentos.

Este nivel de energía es necesario para poder completar el desarrollo y reponer la que se ha perdido, ya que diariamente miles de células mueren y necesitan ser renovadas. La energía sirve para pensar, actuar, moverse, vivir. Otro factor determinante es el metabolismo; hay personas que tienen un metabolismo rápido, y otras no tanto, razón por la cual para algunas es más fácil adelgazar. Las personas con metabolismo lento tienden a ganar peso con facilidad y les cuesta perderlo. En estos casos, con mayor razón será necesario revisar los hábitos alimentarios y generar cambios positivos.

Todos los alimentos tienen calorías, por eso es importante saber que un alimento nos hará engordar o no, dependiendo de muchas cosas, pero básicamente del balance de calorías del día: si se consumen más calorías de las que se gastan, habrá tendencia al sobrepeso; si se aportan menos calorías de las que el organismo necesita, se adelgazará.

Cada uno de los macronutrientes proporciona calorías al cuerpo. Los hidratos de carbono aportan cuatro calorías por gramo, al igual que las proteínas; y los lípidos proveen nueve calorías por gramo. Las vitaminas y minerales son micronutrientes y no aportan calorías, pero son necesarios para el metabolismo normal de los macronutrientes.

Para mantenernos bien nutridos, se necesita una dieta variada; por este motivo, el primer paso es conocer los nutrientes y sus fuentes alimentarias, lo que permitirá una correcta elección, sabiendo cuáles son de mejor calidad y su aporte de calorías.

La calidad de nuestro cuerpo depende de la calidad de alimentos que escojamos. Mientras menos procesados sean los alimentos y más cercanos a la naturaleza, nuestra nutrición será más óptima y saludable.

7/9/17

El consumo de aceite de oliva evita la pérdida de masa ósea [7-9-17]


El consumo de aceite de oliva evita la pérdida de masa ósea

Se demuestra que la dieta es una de las variables que más influyen en el desarrollo y mantenimiento de la masa ósea

Investigadores de la Universidad Harokopio de Atenas (Grecia) han descubierto que una dieta con una cantidad elevada de aceite de oliva, acompañada con una menor ingesta de carnes rojas, influye de manera positiva en el mantenimiento de la masa ósea de las mujeres durante la edad adulta, según se desprende de los resultados del estudio que aparece publicado en la revista Nutrition.

En virtud de este estudio, se demuestra la importancia de la dieta en el desarrollo y mantenimiento de los huesos, teniendo en cuenta que en la salud de los huesos, los nutrientes más relevantes son el calcio y el fósforo, que componen del 80 al 90 por ciento de su contenido mineral, mientras que las proteínas y otros minerales y vitaminas también son esenciales para la conservación del esqueleto.

Los análisis realizados hasta el momento se habían centrado en estudiar la relación existente entre un nutriente específico (por ejemplo, el calcio) y la salud de los huesos. Sin embargo, con esta investigación se ha desarrollado un estudio en 220 mujeres adultas griegas, cuyo valor reside en que analiza el efecto en la masa ósea de una dieta compuesta por muchos alimentos.

De este modo, los científicos comprobaron que la dieta mediterránea, rica en verduras, aceite de oliva, baja en carnes y productos lácteos, y con un consumo moderado de alcohol, u otros patrones de alimentación, guardaban relación con la conservación de los huesos de mujeres adultas de Grecia.

3/9/17

Cocina y nutrición para niños diabéticos [3-9-17]

Cocina y nutrición para niños diabéticos

Alimentar a un niño diabético no significa que deba preparar dos comidas diferentes para su familia, porque las que son equilibradas en componentes nutrientes ofrecen beneficios a largo plazo para la salud de todos los miembros por igual.

Los tres factores clave que afectan el control de la glucosa en la sangre en la diabetes son la alimentación, la actividad física y la insulina.

El control óptimo de la glucosa en la sangre implica anticipar los cambios que se producirán en estos tres factores y hacer la planificación correspondiente.

Por ejemplo, si su hijo va a realizar más actividad física, necesitará que se le administre menos insulina o que ingiera más carbohidratos de lo habitual, ya que el ejercicio aumenta la sensibilidad del niño a los efectos de la insulina e incrementa la necesidad de energía (calorías) que aportan los alimentos.

Si su hijo tiene un peso saludable y su control de glucosa en la sangre es satisfactorio, pero aun así se siente con hambre luego de las comidas, normalmente es correcto permitirle que ingiera una mayor cantidad de alimentos (con el correspondiente ajuste en la dosis de insulina para compensar las calorías adicionales). Si su hijo necesita perder peso, lo indicado es comer menos (con la correspondiente disminución de la dosis de insulina).

Además, siga estos consejos para lograr una buena alimentación:

* Alentar la preferencia por el agua como bebida. La buena hidratación facilita el control de los niveles de glucosa en la sangre. Beber agua también ayuda a limitar los carbohidratos de las bebidas. Por ejemplo, un vaso de 12 onzas de jugo de naranja contiene el equivalente en carbohidratos a tres naranjas.

* Tenga en cuenta que la química corporal de su hijo adolescente puede causar una variación mayor en los niveles de glucosa en la sangre. Su hijo adolescente debe revisar sus niveles de glucosa con frecuencia y mantener estrecho contacto con su médico para realizar los ajustes necesarios de insulina.

* Aumente la ingesta de fibras reemplazando los alimentos bajos en fibra (pan blanco, cereales azucarados y papas fritas) por otros con alto contenido de fibras (pan integral o cereal integral, frijoles y palomitas de maíz).

* Incremente la cantidad de frutas y verduras teniendo a la mano vegetales cortados en un envase plástico dentro del refrigerador; puede agregar estas verduras a platos con chile, a alimentos sofritos o a guisados.

* Modere el consumo de dulces planificando postres una o dos veces por semana y sirviendo porciones más pequeñas.

* Lea las etiquetas para identificar las porciones correctas y los carbohidratos, grasas y otros nutrientes en los alimentos. Además, recuerde que los alimentos sin grasa o sin azúcar tienen calorías y que el contenido de éstas no es tan bajo.

* Si es importante que su hijo pierda peso, reduzca la grasa de esta manera: utilice queso blanco semidescremado o con 0% de grasa; utilice menos manteca o margarina; ofrezca aderezos o productos para untar, tales como mermelada, mostaza, salsa o yogur; utilice la carne como complemento y no como plato principal; sirva más pollo sin piel y pescado; utilice productos lácteos bajos en grasas o descremados; reduzca el consumo de botanas tales como papas fritas, galletas y pasteles.

Si sale a comer fuera

La clave para comer fuera de casa es saber lo que se come y cuánto. Muchas cadenas de restaurantes han estandarizado el contenido de los alimentos y el tamaño de las porciones. Siempre que sea posible, busque la información nutricional en el menú o solicítela al mesero para poder saber qué contienen los alimentos que su hijo está comiendo.

Algunos consejos adicionales para comer en restaurantes son: tenga cuidado con las porciones “extragrandes”; evite los bufés porque dificultan calcular lo que se come y el tamaño de las porciones; prefiera los alimentos que reconozca; evite los platillos que combinan cantidades desconocidas de varios alimentos, porque le resultará difícil determinar su contenido nutritivo; consulte cómo se prepara un alimento y elija los que sean hechos al horno, a la parrilla, asados o hervidos; evite los alimentos que contengan salsas cremosas; para los sándwiches elija pan integral bolillo de tamaño mediano y trate de respetar los horarios de comida normales. Si es posible, lleve un refrigerio por si hubiese alguna demora.

Ayudarle a su hijo/a a desarrollar hábitos alimenticios saludables desde ahora, le hará más fácil controlar la enfermedad durante el resto de su vida.

31/8/17

4 tazas de café al día pueden reducir el riesgo de muerte

4 tazas de café al día pueden reducir el riesgo de muerte


Un nuevo estudio sugiere que el café evita el riesgo de morir prematuramente, particularmente entre las personas mayores.

muyinteresante.es

El café es una de las bebidas más populares del mundo y, a la luz de los últimos estudios sobre el mismo, al parecer, cuanto más bebamos, mejor. Un nuevo estudio liderado por la investigadora Adela Navarro, cardióloga del Hospital de Navarra en Pamplona (España) sugiere que un alto consumo de café puede reducir el riesgo de muerte prematura. Un beneficio más para añadir a la lista de los efectos positivos de tomar café.

"Estudios anteriores han sugerido que beber café podría estar inversamente relacionado con la mortalidad por todas las causas, pero esto no ha sido investigado en un país mediterráneo", aclara Navarro.

Por ello, los investigadores analizaron los datos del Proyecto de Seguimiento de la Universidad de Navarra (SUN), un estudio de cohortes prospectivo a largo plazo que comenzó en 1999 a partir de la necesidad de evidenciar los beneficios preventivos de la Dieta Mediterránea. Los participantes realizaron cuestionarios acerca de su dieta y estilo de vida cada 2 años durante una década. En total, examinaron a 19.896 participantes con una edad media de 37,7 años de edad al comienzo del estudio.

Además de su ingesta de café, los voluntarios tuvieron que responder acerca de otros factores del estilo de vida, como la actividad física y el consumo de tabaco. Los investigadores también recopilaron información sobre la composición sociodemográfica de los participantes, recabaron muestras de sangre, medidas antropométricas - como la estatura y el índice de masa corporal (IMC) - y el uso de medicación previa.

También obtuvieron datos de mortalidad del Índice Nacional de Defunciones y de las autoridades postales, así como de las propias familias. Durante los 10 años de seguimiento, 335 participantes fallecieron.

Los expertos utilizaron modelos de regresión de Cox para ajustar factores potenciales de confusión, como la edad, el sexo o la adherencia a la dieta mediterránea, y ampliar la relación entre el consumo de café y el riesgo de muerte.


Un 65% menos de riesgo


Los resultados revelaron que los participantes que tomaban al menos 4 tazas de café todos los días tenían un 65% menos de riesgo de morir por todas las causas, en comparación con los que nunca o casi nunca bebían café. Además, por cada 2 tazas adicionales de café consumidas diariamente, el riesgo de muerte prematura disminuyó en un 25%.

Los investigadores también encontraron que para los adultos mayores de 45 años, el café parecía tener un impacto aún más positivo si cabe, ya que las dos tazas diarias adicionales de caféb disminuyeron el riesgo de mortalidad en un 30% en este grupo de edad concreto.

"En el proyecto SUN, encontramos una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de mortalidad por todas las causas, particularmente en personas de 45 años o más, lo que puede deberse a una mayor asociación protectora entre los participantes mayores. Nuestros hallazgos sugieren que beber cuatro tazas de café cada día puede ser parte de una dieta saludable en personas sanas", agrega Navarro.

2/7/17

8 errores que impiden bajar de peso [2-7-17]


8 errores que impiden bajar de peso

A veces no basta con ponerse a dieta o hacer ejercicio. Existen ciertos hábitos que definitivamente impiden que consigas tu propósito de bajar de peso. Aquí tienes 8 errores que debes evitar

Todos queremos tener una figura saludable y estética. Sí, por salud queremos estar delgados, pero también porque un cuerpo con sobrepeso se ve descuidado. Sabemos qué es lo que queremos y hay quienes hacen hasta lo imposible por conseguirlo; sin embargo, existen errores que nos impiden bajar de peso, ¿quieres saber cuáles son?

8 errores que te impiden bajar de peso (y aún hay más)
Los errores que impiden bajar de peso son consecuencia de los malos hábitos que tenemos desde la infancia. El primer paso es identificarlos, sólo así podrás trabajar en corregirlos.

Primer error que te impide bajar de peso

Creer que bajarás de peso de forma rápida y sin esfuerzo.
La pregunta es, ¿cuántas garnachas, papas, refrescos, pan, postres y golositas te llevaron a tener esos kilitos de más? ¡No esperes que con un día que comas lechuga y camines un poco bajarás mágicamente de peso. Lleva su tiempo, tienes que ser constante y sí hay que echarle ganas.

Segundo error que te impide bajar de peso

Pensar que solo con dieta o solo con ejercicio bajarás de peso.
Aunque sí es posible bajar de peso así, lo ideal es que adelgaces combinando la actividad física y una alimentación equilibrada. Si solo bajas de peso con dieta, quizá te veas flaco pero es muy probable que tus músculos se tornen flácidos.

Tercer error que te impide bajar de peso

Ponerte en dieta restrictiva o dejar de comer.
Necesitas cambiar de mentalidad y comprender que una buena dieta no es aquella que te restringe alimentos sino aquella que te permite comer de forma variada y equilibrada. El cuerpo requiere de todos los grupos de alimentos, obviamente si comes más de un solo grupo habrá repercusiones. Las harinas y carbohidratos no son malos, solo no quieras atascarte cinco panes diarios porque obviamente subirás de peso. Si te sometes a una dieta de esas donde tienes que comer solo chayote por una semana, es probable que no te estés nutriendo bien y el cuerpo lo podría resentir.

Cuarto error que te impide bajar de peso

Pensar que existen pastillas mágicas con las que puedes comer todo lo que quieras sin engordar.
Meter fármacos o fitofármacos (medicamentos con base en productos naturales a tu cuerpo) sin llevar una alimentación sana, no solo pone en riesgo tu salud, también es una forma de engañarte solo. En el momento que dejes los productos adelgazantes (que sabrá Dios qué contengan), subirás de peso porque no modificaste tus hábitos alimenticios.

Quinto error que te impide bajar de peso

No cambiar de hábitos.
Ok, lograste tu objetivo y bajaste varios kilos. Ya estás harto de la dieta y regresas a lo que estabas acostumbrado a comer. Vuelven las carnitas, el pozole, los pambazos o la barbacoa diario. Lo volvemos a repetir. No es malo comer estos alimentos, lo realmente dañino es abusar de ellos y comer todos los días cosas que sabes te subirán de peso. Tienes que aprender a equilibrar las cosas, si en la mañana comiste algo con muchas calorías, bájale un poco en el resto de las comidas y realiza más actividad física. La fórmula es fácil, aunque nos cuesta trabajo llevarla. Si comes más calorías de las que gastas no bajarás de peso, por el contrario vas a aumentar, pero si logras controlarte no pasa nada.

Sexto error que te impide bajar de peso

Cuidas tus alimentos, pero no las bebidas.
Muchos dicen estar a dieta y acompañan su ensalada con un refresco. El alto contenido de azúcar que tienen las sodas es un factor importante de obesidad. ¡Toma agua simple! Si no estás acostumbrado rebaja la bebida azucarada con agua y poco a poco trata de eliminar los refrescos. Ojo, los jugos (naturales o de envase), también tienen un alto contenido de azúcar, así que son tan dañinos como cualquier refresco. Si te gusta el jugo de naranja, por ejemplo, prueba comiéndote una naranja en gajos o chupada. La idea es que no te tomes un litro de jugo diario con toda el azúcar que contiene.

Séptimo error que te impide bajar de peso

Darte por vencido.
Te rindes y decides comer todo lo que te viene en gana  el resto de tu vida. ¡Es el peor error! Aunque creas que has llegado al límite y que no puedes subir más de peso?. ¡Cuidado! Siempre se puede subir más y estás afectando seriamente tu cuerpo. Todos los días tienes la oportunidad de comenzar de nuevo y alimentarte bien. Si ayer no lo lograste no te preocupes, hoy podrás hacerlo.

Octavo error que te impide bajar de peso

Comprarte ropa más grande si subiste de peso.
Subiste de peso en vacaciones y, en vez de tratar de bajar esos kilitos de más, decidiste comprarte ropa más grande. ¡No lo hagas! Acostumbrarte a tu nueva talla lo único que ocasionará es que sigas subiendo de peso o no le des la importancia que se merece. Mejor intenta regresar a tu peso habitual.

Y el error de los delgados es:

Este no es un error que te impide bajar de peso, pero sí es un error que pone en riesgo tu salud.
Eres una de esas personas bendecidas por la genética y simplemente, comas lo que comas, siempre estás delgado. ¡Peligro! Aunque estés flaco también se te pueden tapar las arterias por tener colesterol elevado y también puedes sufrir de enfermedades cardiovasculares. Estar delgado no es sinónimo de estar saludable.

25/6/17

Un nuevo paso contra la obesidad: crean una técnica que mide el uso de energía del tejido adiposo



Un nuevo paso contra la obesidad: crean una técnica que mide el uso de energía del tejido adiposo

  • Logran medir la actividad del tejido adiposo marrón, clave en la obesidad
  • Tiene potencial como diana terapéutica para tratar la obesidad y la diabetes

rtve.es

Científicos del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona (IBUB) han desarrollado una nueva técnica para medir la actividad del tejido adiposo marrón, clave en la obesidad, y apta para testar fármacos que podrían combatir esta patología metabólica que crece año tras año.

El nuevo método, según ha informado la Universidad de Barcelona (UB), permite medir la producción y la utilización de la energía en el tejido adiposo marrón, un órgano que oxida la grasa y disipa la energía en forma de calor.

Este nuevo método, que publica la revista Advanced Science, mejora la precisión de las técnicas anteriores para estudiar la funcionalidad del tejido adiposo.

El trabajo ha sido liderado por Dolors Serra, Laura Herrero y María Calderón Domínguez, de la Facultad de Farmacia, el IBUB, y el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), perteneciente al Instituto de Salud Carlos III.

También han participado David Sebastián y Antonio Zorzano, de la Facultad de Biología de la UB, el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y el CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), así como Martín Alcalá y Marta Viana, de la Universidad CEU San Pablo (Madrid).


Cómo 'respira' el tejido adiposo marrón

La nueva técnica permite, con tejidos vivos aislados de ratón, estudiar parámetros de la bioenergética mitocondrial del tejido adiposo, como la cantidad de oxígeno dedicada a producir energía y la capacidad respiratoria máxima del tejido.

"Hasta ahora, la respiración celular se había analizado en células de cultivo o mitocondrias aisladas que eran propensas a romperse durante el proceso de separación. El hecho de tener en cuenta todo el tejido y no solo las poblaciones celulares es un enfoque directo que proporciona una visión más realista de la respiración fisiológica", ha explicado Dolors Serra, investigadora principal del Grupo de Regulación del Metabolismo Lipídico en la Obesidad y la Diabetes de la UB.

Según los científicos, comprender la actividad del tejido adiposo es importante por la implicación de este órgano en la fisiopatología de la obesidad. Las aplicaciones de este método incluyen el análisis de cómo diferentes factores (la dieta, el envejecimiento o los genotipos) pueden afectar la funcionalidad del tejido adiposo marrón. Asimismo, es posible adaptar este método para probar fármacos que podrían activar la termogénesis como estrategia antiobesidad.


Un tejido que disipa energía en forma de calor


Mientras que el tejido adiposo blanco es el órgano principal encargado de almacenar energía en forma de triglicéridos, el tejido adiposo marrón es rico en mitocondrias, el orgánulo de la célula responsable de producir energía quemando ácidos grasos y glucosa para transformarlos en energía útil, consumiendo oxígeno en el proceso.

Además, el tejido adiposo marrón tiene una alta concentración de la proteína UCP1 (proteína desacoplante 1), que no pasa por la cadena respiratoria, por lo que en vez de generar energía útil, disipa energía en forma de calor.

Esta función, conocida como termogénesis sin temblor, es crucial en los bebés para mantener la temperatura corporal.

"La capacidad del tejido adiposo marrón para oxidar la grasa y disipar la energía en forma de calor ha centrado la atención de los investigadores en su potencial como diana terapéutica para tratar diversas condiciones metabólicas, incluidas la obesidad y la diabetes", ha señalado Laura Herrero, directora de la investigación.

Tradicionalmente, la presencia de tejido adiposo marrón se consideraba residual en los seres humanos adultos, y se pensaba que solo estaba en los bebés, pero en 2009 grupos de investigación independientes detectaron la presencia de tejido adiposo marrón en humanos adultos, y constataron que disminuye con el envejecimiento, la obesidad y la diabetes.

18/5/17

El exceso de peso tiene un efecto 'inesperado' en el inicio de la pubertad de los chicos [18-5-17]


El exceso de peso tiene un efecto 'inesperado' en el inicio de la pubertad de los chicos

La madurez sexual fue más lenta en los niños obesos, pero se aceleró en los que solo tenían sobrepeso, encontró un estudio

El exceso de peso puede retrasar o acelerar la pubertad en los chicos jóvenes, dependiendo de cuánto peso tengan en exceso, sugiere un estudio reciente.

Los chicos con sobrepeso tienden a iniciar y terminar la pubertad un poco más pronto de lo usual, encontraron los investigadores en un estudio de casi 3,900 varones de 6 a 16 años de edad.

Pero los chicos que llegan a ser obesos parecen pasar por la pubertad con mayor lentitud que los que pesan menos, según los resultados del estudio, publicado el 27 de enero en la revista Pediatrics.

"Encontramos algo que no anticipábamos: los chicos obesos comienzan más tarde, pero los chicos con sobrepeso parecen comenzar antes", comentó la autora del estudio, la Dra. Joyce Lee, profesora asociada de pediatría y salud pública de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. "Cabría anticipar una relación lineal entre el peso y el momento de la pubertad, pero hallamos que no es así".

Se sospecha que el estrógeno, una hormona femenina, es la causa de estos cambios en el momento de la pubertad masculina, dijo Lee.

Las células grasas producen aromatasa, la enzima que sintetiza el estrógeno a partir de otras hormonas sexuales. "Cuando se tiene un exceso de grasa en el cuerpo, se tiene un exceso de producción de estrógeno en el cuerpo", explicó Lee.

Estudios anteriores han mostrado que las chicas con sobrepeso y obesas pasan por la pubertad antes que las chicas de peso normal, y que el exceso de estrógeno fomenta su desarrollo, apuntaron los autores del estudio en las notas de respaldo.

Dados esos hallazgos anteriores, los investigadores pensaban que los chicos con sobrepeso y obesos experimentarían un retraso en la pubertad gracias al estrógeno adicional en sus cuerpos, dijo Lee.

Para evaluar la idea, los investigadores siguieron a 3,872 chicos mientras crecían, determinando el inicio de la pubertad mediante la medición de los cambios corporales relacionados con el proceso de la maduración sexual.

Se determinó que los chicos tenían sobrepeso o eran obesos según las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Los chicos obesos tenían un índice de masa corporal (el IMC, una proporción entre el peso y la estatura) que los colocaba entre el 5 por ciento de chicos más gordos de su edad, mientras que los chicos considerados en sobrepeso tenían un IMC que los colocaba entre el percentil 85 y el 95 de los chicos de su edad.

Los chicos blancos y negros que tenían sobrepeso tendieron a iniciar la pubertad a una edad ligeramente más temprana, hallaron los investigadores. Por ejemplo, los chicos blancos con sobrepeso entraron en las primeras etapas de la pubertad a los 9.3 años, frente a los 10 años en el caso de los chicos de peso normal.

Los chicos blancos con sobrepeso también terminaron la pubertad antes, a los 14.5 años frente a los 15.2 años en el caso de los chicos de peso normal.

Pero los chicos blancos y negros obesos completaron la pubertad meses después que los chicos con un peso normal o con sobrepeso, encontraron los investigadores. Por ejemplo, los chicos negros obesos completaron la pubertad a los 15.4 años, frente a los 14.5 años en el caso de los chicos de peso normal.

El retraso en la pubertad de los chicos obesos tiene sentido, si el estrógeno influye sobre su desarrollo igual que en el de las chicas, dijo Lee. La presencia de la hormona femenina podría ralentizar la pubertad.

Pero los resultados de los chicos con sobrepeso desconcertaron a los investigadores, admitió Lee.

"En los chicos con sobrepeso, quizá el estrógeno en exceso estimule el desarrollo de alguna forma, pero cuando se alcanzan niveles más altos tal vez haga que el proceso sea más lento", planteó.

A los padres de los chicos con sobrepeso u obesos no deberían preocuparles demasiado los hallazgos, dado que el desarrollo de todos los chicos ocurrió dentro del rango de edad normal de la pubertad, anotó Lee.

El Dr. Steven Heymsfield, investigador sobre la obesidad, se mostró de acuerdo en que los padres no deben preocuparse demasiado sobre el efecto que el exceso de peso pudiera tener sobre el desarrollo sexual de sus hijos varones.

"Me pareció que solo hablamos de diferencias medias de menos de un año", dijo Heymsfield, profesor del Centro de Investigación Biomédica Pennington de la Universidad Estatal de Luisiana. "Es solo una alteración muy ligera. No es como si los chicos obesos comenzaran a los 20 en lugar de a los 12".

Heymsfield también anotó que la relación entre el peso y el momento de la pubertad no se observó entre los chicos hispanos del estudio. Los chicos negros y los blancos también parecieron variar respecto al alcance del efecto del exceso de peso sobre su desarrollo sexual, aunque siguieron la misma tendencia general.

"Claramente hay algún tipo de diferencia racial", dijo.

En lugar de preocuparse sobre la pubertad, Heymsfield dijo que a los padres debe preocuparles más la mala influencia de por vida que la obesidad infantil puede tener sobre la salud de sus hijos.

Por ejemplo, autopsias de niños obesos han revelado un endurecimiento de las arterias en niños de apenas 12 años, señaló.

"Sabemos que la enfermedad crónica de la adultez se inicia en la niñez", dijo Heymsfield. "Cuando se es obeso desde la niñez sin duda se están llevando las cosas al extremo".