15/6/16

El dudoso nexo entre emoción y obesidad [15-6-16]


El dudoso nexo entre emoción y obesidad

El nexo entre el sobrepeso corporal y el malestar psicoemocional es cada vez más evidente. La obesidad es a la vez causa y consecuencia de numerosos problemas psicológicos; y los problemas del cuerpo y la mente se realimentan mutuamente, en un círculo vicioso, que de no interrumpirse compromete la salud.

El exceso de peso corporal suele generar trastornos como la depresión o la ansiedad, ya que convive con una dolencia que dificulta la forma de vestir, dar una carrera para tomar un autobús o sentarse en una butaca de cine. Altera la autoestima y calidad de vida de las personas obesas, las cuales a menudo son discriminadas.

Por otra parte, muchas personas ceden habitualmente al impulso de comer desaforadamente y de forma compulsiva, en la primera ocasión que se les presenta, cuando están sometidas a situaciones de enojo, depresión, ansiedad, estrés o falta de autoestima.

Si se come emocionalmente, se engorda indefectiblemente. Para controlar su peso, debe controlar sus sentimientos, en vez de alimentar el ego con cuchara y tenedor, señalan los expertos.

Si trata de estimularse, satisfacerse o tranquilizarse ingiriendo o bebiendo. Si utiliza la comida como recurso para satisfacer sus necesidades emocionales, mejorar su ánimo o anestesiar sus sentimientos, recuerde que los sentimientos pueden pesarle.


Explorando las causas

Tomar un bocado alguna vez para calmar el hambre del alma, o buscar consuelo cada tanto en un helado o chocolate no es grave, ya que comer como respuesta a los estímulos emocionales puede aliviar la tensión. Pero esta reacción se vuelve peligrosa para el peso corporal y la salud cuando se convierte en hábito, conlleva comer en exceso y escapa al control del afectado.

Pero, ¿por qué nos llevamos la comida a la boca cuando nuestras emociones se desbocan? Para algunos expertos las raíces están en los hábitos aprendidos en la infancia, cuando se le da de comer al bebé que llora o se regala un caramelo al pequeño que ha sufrido un rasguño para consolarle, relacionando la comida con el alivio del malestar.

Para los niños y adolescentes, que viven en un mundo a veces duro y confuso, la comida es una de las pocas situaciones en que no temen verse abandonados o criticados.

Según el doctor Gregorio Mariscal Bueno, experto en nutrición, la persona que necesita comer alimentos ricos en carbohidratos cuando está alterada emocionalmente, trata de aumentar de forma inconsciente sus niveles de serotonina, una sustancia producida por el organismo que regula los estados de ánimo.

A través de una serie de reacciones químicas corporales, los carbohidratos permiten que penetre en el cerebro más triptofano, el precursor de la serotonina, gracias a lo cual se libera más serotonina, lo que alivia el estado de ánimo negativo.


Círculo vicioso

Cuando se come demasiado para distraer, disfrazar o eludir los sentimientos se originan sensaciones de culpa, vergüenza y enojo con uno mismo por haber abusado de la comida como recurso.

También surgen sentimientos de vacío y frustración, porque las necesidades de afecto, comunicación, autoconfianza, libertad, éxito o de ser correspondido no se ven satisfechos con la comida, con lo que se crea nueva tensión y se tiende a volver a comer.

Para recuperar el bienestar, hay que salir de este círculo vicioso, rompiendo con los patrones de la comida emocional, con lo cual se recupera la libertad de experimentar los verdaderos sentimientos, se puede adquirir y mantener un peso adecuado más fácilmente y se logra disfrutar de las comidas y antojos esporádicos sin sentirse culpable.

Según las encuestas médicas, comemos compulsivamente, abandonando una dieta equilibrada y la práctica regular del ejercicio, para obtener placer, como consuelo o vía de escape, para reconstituir nuestro estado de ánimo o tranquilizarnos, pero sobre todo debido a dos emociones: el estrés y el enojo. Descubrir las relaciones entre los alimentos consumidos y el estado de ánimo es el primer paso para refrenar la costumbre de comer cuando se tienen problemas.
 

13/5/16

Sodio [13-5-16]

 
Sodio

Es el catión principal del líquido extracelular. Esta relacionado con el equilibrio osmótico y el volumen del líquido extracelular. La homeostasia del sodio se regula principalmente a través del riñón.

- REQUERIMIENTOS Y FUENTES


La mayor parte del sodio ditético es agregada a los alimentos como cloruro de sodio o "sal de mesa". Otras fuentes dietéticas son carne y productos lácteos.

Las necesidades mínimas en los adultos sanos se cubre con una ingesta de 90 a 100 mg.diarios, a no ser que aumente la sudoración o los vómitos.

En la dieta occidental, contiene más de 2 a 7 g diarios, es decir muy superior a la requerida.

En los climas cálidos, donde se pierde mas sodio por el sudor o en ciertas dietas en las que no se toma nada de sal, pueden aparecer calambres musculares.

Cuando se requieren reposiciones de agua superiores a los tres litros (despues de un partido de tenis intenso p.ej) se requiere aportar también cloruro de sodio.

- METABOLISMO

La absorción de sodio es muy eficaz y tiene lugar en el yeyuno (intestino) junto con azúcares y aminoácidos. También el íleon y el colon absorben sodio por transporte activo. La resorción tubular renal conserva sodio.

La cantidad de sodio en el adulto es de 48 a 60 meq/kg o 90 g en todo el cuerpo, del cual el 25% está en el esqueleto.

- RESTRICCION (HIPONATREMIA)

Las causas de hiponatremia (concentración de sodio en plasma menor de 135 meq/l) son:

Enfermedades crónicas con desgaste
Traumatismos múltiples mayores
Ingresos excesivo de agua (yatrógeno) con perdida externa de sodio sin reemplazo
Restricción dietética
Diuréticos
En Diabetes sacarina no controlada
En enf. de Addison (insuficiencia suprarenal)
Insuficiencia renal aguda e insuficiencia renal crónica.

Síntomas

Oligohemia
Descenso de la presión sanguínea
Hipocloremia
Alcalosis
En una dieta restrictiva experimental después de 11 dias sin sal se observó:
Náusea, anorexia y molestias abdominales
Pérdida del sentido del gusto
Calambres musculares generalizados
Falta de aire y fatiga, seguidos de agotamiento general
Apatía y pesadillas
Aturdimiento y cefalea
Letargo, inquietud, confusión, psicosis, delirio
Afasia, hiporeflexia, rigidez generalizada, ataxia,tambaleo y signo de Babinsky unilateral.


- AUMENTO (HIPERNATREMIA)

Sodio en el plasma por encima de los 150 meq/l) puede ocurrir por:
Deshidratación
Volumen grande de orina diluída
Quemaduras
Alimentación por sonda
En pacientes febriles semicomatosos

Síntomas

Neurológicos
Depresión
Letargo y coma
Convulsiones y debilidad muscular
Daño encefálico (en niños sobre todo)

Hipertensión

Es un factor de elevación de la tensión arterial en personas mayores y de raza negra.

Restringiendo la toma de sodio puede llegarse a disminuir en 8 mm de Hg la tensión arterial.

Los diuréticos que eliminan sodio en el riñón ( a nivel de las asas distales) son parte esencial de la terapia en hipertensos.

Debe limitarse la ingesta de sal a menos de 3g/día.
 

2/5/16

La dieta mediterránea se asocia a un menor riesgo de deterioro cognitivo en la vejez [2-5-16]


La dieta mediterránea se asocia a un menor riesgo de deterioro cognitivo en la vejez 

La dieta mediterránea podría mejorar los niveles de colesterol, los niveles de azúcar en sangre y la salud general de los vasos sanguíneos, o reducir la inflamación; todos estos factores se han asociado con el deterioro cognitivo leve

El consumo de la dieta mediterránea se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve, una fase entre el envejecimiento normal y la demencia, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York (Estados Unidos). El trabajo, que se publica en la revista Archives of Neurology, también muestra que seguir este tipo de alimentación puede evitar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer cuando se padece deterioro cognitivo leve.

Estudios anteriores han mostrado un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer entre aquellas personas que comen una dieta mediterránea. Este estilo de alimentación se caracteriza por un consumo elevado de pescado, vegetales, legumbres, frutas, cereales y ácidos grasos insaturados, bajas cantidades de productos lácteos, carne y grasas saturadas, así como un consumo moderado de alcohol.

Los investigadores, dirigidos por Nikolaos Scarmeas, calcularon el nivel de seguimiento de la dieta mediterránea entre 1.393 individuos sin problemas cognitivos y 482 pacientes con deterioro cognitivo leve. Los participantes fueron examinados, entrevistados, analizados en relación a deterioros cognitivos y se les pidió que completaran un cuestionario de frecuencia alimentaria entre 1992 y 1999.

Durante un seguimiento medio de 4,5 años, 275 de los 1.393 que no tenían deterioro cognitivo desarrollaron el trastorno. En comparación con el tercio de los que tenían la menor puntuación en el seguimiento de la dieta mediterránea, el tercio de los que tenían las puntuaciones más altas tenían un 28 por ciento menos de riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve y el grupo con las puntuaciones medias de adherencia a la dieta tenían un 17 por ciento menos de riesgo.

Entre las 482 personas con deterioro cognitivo suave al inicio del estudio, 106 desarrollaron enfermedad de Alzheimer en una media de 4,3 años de seguimiento. La adherencia a la dieta mediterránea también se asoció con un menor riesgo de esta transición. La tercera parte de los participantes con las puntuaciones más altas de seguimiento de la dieta mediterránea tenían un 48 por ciento menos de riesgo y aquellos en el tercio medio de adherencia un 45 por ciento menos de riesgo que aquellos con las puntuaciones más bajas.

Según los autores del trabajo, la dieta mediterránea podría influir en factores que se han asociado con el deterioro cognitivo leve. Los componentes de la dieta también podrían influir sobre el riesgo cognitivo.

Los investigadores concluyen que serán necesarios más estudios para confirmar el papel de este u otros factores dietéticos en el desarrollo del deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer.

16/4/16

Aceite de oliva virgen: un aliado contra el sobrepeso


Aceite de oliva virgen: un aliado contra el sobrepeso

  • El profesor universitario y reconocido investigador escribe sobre las excelencias del aceite de oliva y otros alimentos y su estrecho vínculo con la salud
  • El ácido oleico estimula al cuerpo para producir una sustancia que genera sensación de estar saciados y por consecuencia disminuye el apetito

A de ustedes les preocupa el posible papel inductor de los aceites de oliva en la obesidad. ¿Creen que su consumo favorece el sobrepeso? Por otra parte, ¿cree que todas las grasas comestibles se comportan de igual modo en este aspecto?

El sobrepeso y la obesidad es la consecuencia de ingerir mayor cantidad de energía con los alimentos de la que somos capaces de 'quemar' con nuestra actividad habitual. El exceso es lo que se acumula. Por consiguiente, reducir la ingesta de energía y de comida, es un objetivo prioritario para evitar el sobrepeso. Pero, ¿por qué comemos más de lo necesario? Alimentarse es un instinto primario de supervivencia. La ingesta de alimentos está sujeta a una regulación muy compleja en la que están involucrados el hipotálamo y otros centros que incluyen el tronco cerebral y el hipocampo.

En esta compleja red de factores que interactúan en este proceso, los propios alimentos que consumimos juegan un papel importante. En los alimentos, hay compuestos que pueden estimular o inhibir el impulso de seguir comiendo. Estos últimos activan la sensación de saciedad, que es esa percepción de hartura que nos hace parar de comer.

Teniendo en consideración esta evidencia, un artículo científico recientemente publicado en la revista 'Food & Function', estudia la influencia que tiene en los humanos la ingesta de aceite de girasol o, de aceite de oliva virgen sobre la sensación de saciedad. La conclusión es realmente interesante y esclarecedora.

La ingesta de aceite de oliva virgen incrementa la sensación de saciedad, consecuentemente, disminuye el apetito, la ingesta de energía y de comida adicional. Este efecto no aparece tras la ingesta de aceite de girasol que no estimula la sensación de saciedad.


¿Por qué?

¿Cuál es el motivo de este comportamiento tan diferente si ambos son grasas? La respuesta está en la cantidad de ácido oleico presente en uno y en el otro. Efectivamente, tras la ingesta de aceite de oliva virgen, el ácido oleico que está presente en altas cantidades en él, estimula la síntesis de un compuesto denominado Oleiletanolamida, que es el responsable directo de los efectos descritos anteriormente.

La Oleiletanolamida pertenece a la familia de los endocannabinoides, que son un grupo de lípidos neuromoduladores relacionados con procesos biológicos tan importantes como: el dolor, ansiedad, depresión, nausea, estados de adicción, incluso, con la inmunidad. Consecuentemente, el ácido oleico es un valioso aliado para evitar el sobrepeso.

Pero, no termina aquí la relación entre aceite de oliva virgen y la prevención del sobrepeso. Hoy sabemos que los polifenoles son capaces de modificar la actividad de los neuromoduladores que están involucrados en la ingesta de alimentos y en la sensación de saciedad. Adicionalmente, el consumo de polifenoles presentes en la dieta se asocia con una reducción en los niveles de glucosa en sangre, mejora de la sensibilidad a la insulina en individuos con síndrome metabólico, diabetes tipo 2 o, con obesidad.

Los conocimientos actuales nos permiten vislumbrar nuevas estrategias para la lucha frente al sobrepeso y obesidad basadas en los efectos de los polifenoles presentes de forma natural en los alimentos. Todos conocemos la extraordinaria riqueza en polifenoles que poseen los aceites de oliva vírgenes.

La conclusión es que, los aceites de oliva vírgenes son aliados en la lucha contra el sobrepeso y no su inductor.
 

13/4/16

Desaconsejan consumo frecuente de sopas instantáneas [13-4-16]


Desaconsejan consumo frecuente de sopas instantáneas

Señala Covadonga Torres, química farmacobióloga, que estos alimentos contienen una cantidad elevada de sodio y aportan pocos nutrientes, lo que no es un riesgo si su consumo es reducido

Las sopas instantáneas no representan ningún problema para la salud si se consumen con poca frecuencia, opinó hoy Covadonga Torres, química farmacobióloga en tecnología de alimentos y directora del área de Ciencias en la Escuela Superior de Administración de Instituciones (ESDAI).

La especialista señaló que este tipo de productos contienen una cantidad elevada en sodio y no proporcionan nutrientes al cuerpo, pero pueden representar una opción de comida.

Para la especialista, las sopas instantáneas, en especial las de la marca Maruchan, contienen pasta, algunas verduras deshidratadas y, dependiendo de cada una, sabor a pollo, res o camarón.

"La cantidad elevada de sodio resulta perjudicial para las personas con hipertensión y puede traer consecuencias o problemas cardiovasculares, el gran contenido de sal tiene que ver con la retención de sal".

No se trata de satanizar este tipo de alimentos, se puede recurrir en caso de prisa o cuando se come fuera de casa, pero no como un sustituto permanente de comida, precisó a EL UNIVERSAL online.

Por su parte, la Secretaría de Salud informó que autorizo la importación de sopas instantáneas Maruchan una vez que la empresa en Estados Unidos demostró que en su elaboración no utiliza extracto de carne de res, por lo que no pueden estar contaminadas con la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), mejor conocida como el “mal de las vacas locas”.

Según las autoridades, dicho alimento solamente contiene un sabor artificial de carne de res.
  

11/4/16

Nopales, un excelente apoyo en la nutrición familiar [11-4-16]


Nopales, un excelente apoyo en la nutrición familiar
  • Es un alimento muy versátil ya que se puede incluir en muchos platillos
  • Éstos tienen un alto valor nutrimental y ayudan a mantener una correcta salud digestiva
La mala alimentación  causa estragos en la población de nuestro país. Por ello, expertos recomiendan incluir en nuestros platillos ingredientes que ayuden a combatir la obesidad, como los nopales.

La nutrióloga Cecilia García Schinkel, dice que Los nopales tienen un valor de saciedad aumentado, en relación a otras verduras, por su aporte muy elevado de fibra.

“Cuando las verduras en promedio aportan 2 gramos por porción, los nopales en cada taza aportan 3.2 gramos. Esto es más del 10 por ciento de la recomendación mínima de 25 gramos que se nos sugiere consumir todos los días, para mantener una correcta salud digestiva”, comenta la experta en nutrición.

García Schinkel, agrega que por si fuera poco este alimento nacional es muy versátil, ya que se puede incluir en muchos platillos como: moles, sopas, con verduras, con queso, rellenos, tamales, tortillas, pipianes, en tortitas, ensaladas, nieves, gelatinas y aguas frescas, entre miles de platillos, según la creatividad de cada quien.

- Alimento de gran valor alimenticio

La nutrióloga menciona que los nopales además son naturalmente bajos en sodio y de muy pequeño aporte energético.

“En cada porción de una taza cocida de este rico ingrediente recibimos apenas 23 Kcal. Así su consumo puede ayudar a brindarnos saciedad con un alto aporte nutrimental y bajo aporte energético, justo lo que necesitamos para mantenernos sanos, bien alimentados, pero con un peso saludable y una concentración de grasa corporal moderada”, recalca.

Por ello, dice la especialista, los nopales son de esos alimentos que vale la pena incluir en la dieta diaria, no sólo por su rico sabor, sino por sus altos valores nutrimentales.

“Consumir nopales de manera cotidiana es una buena idea para ayudar a proteger la salud y garantizar el bienestar.

“Y como son tan ricos y atractivos, versátiles y divertidos tomar esta sabia decisión de salud no sólo puedes elaborar deliciosas especialidades que le encantarán a tu familia", puntualiza la especialista en nutrición.
 

10/4/16

Cómo saber si puede someterse a una cirugía para bajar de peso [10-4-16]


Cómo saber si puede someterse a una cirugía para bajar de peso

La obesidad y el sobrepeso son uno de los males del siglo XXI y los chilenos no están ajenos a esta epidemia: según la última Encuesta Nacional de Salud, donde un 67% de la población se encuentra por encima de su peso saludable, mientras que un 88,6% de los encuestados se declaran sedentarios.

Enfrentados a este escenario, muchos ven a la cirugía bariátrica como la solución a sus problemas, pero según explica el Dr. Italo Braghetto, cirujano gastroenterólogo de Clínica Avansalud, se trata de una concepción errada, ya que “esta cirugía trata la obesidad buscando disminución del peso corporal como una alternativa al tratamiento con otros medios no quirúrgicos, pero antes de optar a ella el paciente debe cumplir con una serie de requisitos que no todos reúnen”, comenta.

Por ello, cada vez que un paciente acude a la consulta médica debe ser sometido a diversos exámenes que permitirán evaluar su estado y determinar cuál es el mejor tratamiento a recibir de acuerdo a consenso internacionales. Uno de los parámetros que se utiliza, es el Índice de Masa Corporal (IMC), que en una persona normal es de 25, mientras que 25-30 se considera sobrepeso; de 30-35 corresponde a obesos de tipo 1;  35-40, obesos tipo 2 y sobre 40, a obesos mórbidos.

“Si una persona presenta IMC en el rango de 30-35 no es candidata a operación y somos muy estrictos en ese sentido, ya que ese paciente puede optar a otros tratamientos médicos”, acota el profesional.

Quienes sí son candidatos a cirugía son los pacientes como IMC superior a 40 y aquellos que se encuentran en el rango de los 35-40 y presentan enfermedades asociadas a la obesidad, por ejemplo, hígado graso, dolencias osteoarticulares, várices, apnea del sueño, hipertensión, diabetes y colesterol alto, entre otras. “En estos casos sí es conveniente la operación, pero esta decisión la debe tomar un comité multidisciplinario de especialistas compuesto por nutriólogos, nutricionistas, endocrinólogos, kinesiólogos, fisiatras y cirujanos”, explica Braghetto.

¿Qué ocurre con los pacientes que tienen sobrepeso, pero no pueden operarse?

El Dr. Braghetto detalla que entre las opciones que pueden recibir se encuentra la asesoría médica en cuanto a dietas, fármacos, modificación de hábitos alimenticios, práctica de deportes y apoyo psicológico. “Es importante que estas personas tengan claro que la cirugía no es para ellos y que si se la practican, con el tiempo desarrollarán déficit de vitaminas, desnutrición y complicaciones como la diarrea crónica o dumping gástrico (retortijones, náuseas y vómitos crónicos)”, comenta el experto de Avansalud.

El sobrepeso actual que vive la población chilena se está desarrollando desde la infancia y la adolescencia, por lo que Braghetto recomienda un tratamiento preventivo de la enfermedad que permita modificar los hábitos alimentarios y promueva la actividad física.

La advertencia va también para los pacientes que se han sometido a la cirugía bariátrica, “ya que la operación, si bien ayuda a reducir la obesidad, no tendrá éxito a largo plazo si no se complementa con un cambio en los hábitos de vida en el paciente y asesoría psicológica durante el proceso”, dice.

Cómo calcular el  IMC

Para calcular el IMC, es necesario dividir el peso en kilogramos de una persona por la estatura al cuadrado. Por ejemplo, si usted pesa 58 kilos y mide 1,60 entonces = 58 / 1,60 x 1,60 = 22,6.
 

8/4/16

Un estudio señala que los alimentos orgánicos no son más saludables ni más nutritivos [8-4-16]



Un estudio señala que los alimentos orgánicos no son más saludables ni más nutritivos

Sin embargo, los investigadores no se centraron en el sabor ni en las prácticas de bienestar animal

Una nueva investigación sugiere que los alimentos orgánicos son casi siempre más costosos que los alimentos cultivados de manera convencional, pero no son necesariamente más saludables o más nutritivos.

Los científicos no encontraron diferencias sustanciales en cuanto a contenido de vitaminas entre los alimentos orgánicos y convencionales, y hallaron pocas diferencias en cuanto a beneficios de salud. Sin embargo, apuntaron que los productos orgánicos son 30 por ciento menos propensos a estar contaminados con pesticidas que las frutas y vegetales convencionales, aunque los niveles de pesticidas de todos los alimentos estaban dentro de los límites permitidos. De igual modo, el pollo y el cerdo orgánico parecían estar menos expuestos a bacterias resistentes a antibióticos.

"Creemos que distintas personas tomaran decisiones diferentes en función de estos hallazgos", señaló la autora del estudio Dra. Crystal Smith-Spangler, profesora en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford e investigadora médica del Sistema de Atención de la Salud del Departamento de Asuntos de Veteranos de Palo Alto en California. "Pensábamos que íbamos a encontrar más diferencias significativas, pero son muchas las razones por las que alguien decide consumir alimentos orgánicos. La salud es una, pero también pueden estar interesados en el medio ambiente, las prácticas de beneficio animal o en el sabor y nosotros no evaluamos esos factores".

El estudio aparece en la edición del 4 de septiembre de la revista Annals of Internal Medicine.

Smith-Spangler y sus colegas analizaron 237 estudios previos, incluidos 17 estudios sobre dietas que comparaban el consumo humano de productos orgánicos frente a los convencionales y 223 estudios que comparaban los niveles de nutrientes o la contaminación bacteriana, fúngica o de pesticidas de productos tales como frutas, verduras, cereales, carnes, lácteos, aves de corral y huevos producidos de manera orgánica y convencional.

Los alimentos orgánicos cuestan a menudo el doble que los productos convencionales y se han convertido en un gran negocio en los Estados Unidos en los últimos años, con ventas estimadas entre $3.6 mil millones y $26.7 mil millones durante 1997 y 2010, de acuerdo con la información de fondo del estudio.

Los productos orgánicos se cultivan por lo general sin el uso de pesticidas sintéticos, fertilizantes, radiación o aditivos químicos alimentarios y sin el uso rutinario de antibióticos u hormonas del crecimiento. En la ganadería orgánica a los animales se les permite moverse libremente y al aire libre y se alimentan con subproductos orgánicos sin pesticidas.

Se encontró que solo un nutriente, el fósforo, era muy abundante en los productos orgánicos, pero los investigadores consideraron que tenía poca importancia clínica ya que pocas personas tienen deficiencia de fósforo. Tampoco se observaron diferencias en cuanto al contenido de proteínas y grasas entre los lácteos orgánicos y convencionales, aunque estudios anteriores habían sugerido que la leche orgánica contiene niveles más altos de ácidos grasos omega 3, lo cual podría reducir el riesgo de afecciones como enfermedades cardiacas, cáncer y artritis.

Smith-Spangler señaló que tanto ella como su equipo se motivaron a realizar la investigación para encontrar respuestas por sí mismos, para sus familias y pacientes sobre las posibles ventajas de los alimentos orgánicos. Sin embargo, "no encontramos una evidencia sólida que indicara que los alimentos orgánicos eran mucho más nutritivos y saludables", apuntó, "y además encontramos que niveles similares de ambos tipos de alimentos están contaminados con bacterias" como la E. coli, que puede ser mortal.

"No podemos descartar la idea de que algunas prácticas orgánicas pueden aumentar los niveles de nutrientes, o incrementar o reducir la presencia de bacterias", apuntó. "Pero en el mercado no solemos tener la oportunidad de conocer las prácticas orgánicas utilizadas. Muchos estudios mencionan otros factores que pueden influir en el contenido de nutrientes, tales como las prácticas de maduración, de temporada y almacenamiento".

Charles Benbrook, asesor científico principal de Organic Center in Enterprise, Oregón, señala que esta entidad realiza "estudios científicos creíbles, basados en evidencia sobre los beneficios de salud y ambientales de la agricultura y alimentación orgánica". Alabó el "ambicioso proyecto" de los autores del estudio, aunque señaló que este subestima el impacto de la ganadería orgánica en la reducción de la resistencia a los antibióticos y no incluye en su análisis investigaciones que atribuyen beneficios importantes para la salud a los productos orgánicos en el desarrollo prenatal.

"Tenemos que reconocer que la búsqueda de evidencia sólida sobre los beneficios de salud clínicamente significativos de consumir alimentos orgánicos es una tarea difícil", apuntó Benbrook. "Pero no creo que este estudio descarte algunos de los beneficios más sutiles de consumir alimentos orgánicos que tienen que ver más bien con la naturaleza de promover embarazos saludables y la prevención de enfermedades".

"Para los profesionales [como los investigadores], un resultado clínicamente significativo y una mejora se basan en un cambio más profundo en la salud y la biología de una persona que en lo que dice la mayoría de la literatura médica", agregó, "que es que las personas que hacen buenas elecciones alimentarias también compran alimentos orgánicos de alta calidad, lo que aumenta las probabilidades de que se mantengan saludables".